Calor

Estamos en alerta naranja y el calor es insoportable. No entiendo a la gente que le gusta este clima. Sevilla es una maravilla pero no con estas temperaturas. A pesar de que algunos bares pongan en sus terrazas agua vaporizada, el hielo se derrite tan rápidamente que el Whisky sabe a Coñac.

En verano soy un enamorado de Asturias o de Santander tierra del Almirante Bonifaz, que en pleno Agosto rompió las cadenas — seguramente calientes— que hicieron posible la conquista de Sevilla.

P.D. Hace dos años publiqué este post que seguramente hoy también sería actualidad.https://eduardobrionesgomez.com/2013/07/04/reirse-de-la-calo/

Anuncios

Piedra borrada

Buscando una fotografía encontré otra que es la que muestro. La hice el año pasado y por las cosas de la vida no la publiqué. Esta pareja estaba leyendo justo al lado de la entrada del aparcamiento de la Puerta de Jerez una inscripción que se encontraba en una piedra. Mi curiosidad la leyó también. Decía algo así como que debajo de esa piedra se encuentran unas ruinas árabes que fueron tapadas. Entonces me acordé de lo mal que se hacían las cosas en Sevilla no hace mucho tiempo. Ante la primera reacción de regocijo por parte de la Administración Publica por haber hallado una muralla musulmana, se pasó a no saber que hacer con ella, con el consiguiente gasto y molestia por parte de los ciudadanos, pues entre dimes y diretes pasaron unos cuantos años.

El otro día pasé por la Puerta de Jerez y me paré para fotografiar la inscripción de la piedra para publicar en mi blog un texto con la fotografía que tratara sobre como algunas veces los turistas descubren cosas de Sevilla que ni los mismo sevillanos sabemos o recordamos. Mi sorpresa fue ver que sobre la piedra ya no había manera de entender nada, pues lo que tan solo hacía una año era un texto legible, ahora era un borrón. (La fotografía la muestro al final del texto).

Me indignan las cosas mal hechas con dinero público. ¿Por qué sobre la base de la Giralda se puede contemplar perfectamente una inscripción que se realizó hace muchos siglos y en la Puerta de Jerez es imposible ver la rotulación de una piedra que se puso hace pocos años? ¿Las técnicas antiguas eran más modernas que las actuales? ¿Sería que a los responsables de tapar los restos árabes les dio vergüenza de lo que hicieron y pusieron la piedra para que en unos años se olvidara toda la incongruencia y el gasto público que derivó tal chapuza?

La única pena que me da de todo esto es la cara que se le queda a los turistas cuando ilusionados por lo que han leído en una guía de viajes, se encuentran con una piedra sin historia.

Piedra borrada. /Eduardo Briones

Acuario y Tiburón.

Ayer, por primera vez, estuve en el acuario de Sevilla; ¡Qué horror!¡Este tiburón se podría comer todo el acuario y no pasaría nada!.

Mi nivel de conocimiento se suscribe simplemente a dos acuarios más; el de Monterrey; California,y el de Mónaco. Aunque no soy amigo, ni de los acuarios ni de los zoológicos, mi nivel de crítica no se reduce a una simple reivindicación, sino al hacer las cosas medianamente bien.

Ayer, en el Acuario de Sevilla, no entendía como se pueden hacer las cosas tan poco atractivas. Si llego a pagar la entrada, me hubiera cabreado en vez de sentir pena.

Casa de los Pinelo

Nada más entrar en la Casa de los Pinelo te encuentras con un patio maravilloso donde el colorido verde de las plantas trepadoras contrasta con el cielo azul de Sevilla y sus pinceladas blancas de nubes, por lo menos eso es lo que se encontró mi cámara cuando soñó despierta el viernes pasado y así lo mostré en mi blog. Pienso que esta casa palacio es una gran desconocida y habría que darla a conocer.

Para todo aquel que no se quiera gastarse los siete euros que cuesta estar durante una hora gozando de este maravilloso palacio, les invito a que disfruten de la entrada, pues es gratuita y sobre todo gratificante a la vista y a los sentidos de todo aquel que aprecie las cosas bellas.

Del interior de la casa de los Pinelo sólo muestro dos fotografías; la primera una puerta abierta que enseña una pequeña escalera de caracol que no lleva a ninguna parte y la segunda, la iglesia pequeña y coqueta de esta casa tan increíble y desconocida a la vez. Quien quiera saber más acerca de este lugar; ¡qué la visite!

Soñar despierto

No hay nada mejor para soñar despierto que tirarse al suelo boca arriba, poner las dos manos sobre las nuca y mirar al cielo. Por lo menos mis grandes ensoñaciones han sido así, aunque algunas veces el cielo lo he sustituido por el techo de una habitación. Esta imagen, está dedicada a todos los soñadores que cuando se les cumple el sueño o no, se siguen tumbando a esperar al siguiente.

Un día mi cámara soñó ante un patio maravilloso. ¿Qué donde se encuentra?. Admito apuestas; pero sólo de soñadores.

Etiqueta y bicicleta

Una vez leí que a la fotografía no había que añadirle mucho texto, pues la misma imagen debería contener los suficientes datos para ser entendida. Al ver esta fotografía, me he acordado de lo que leí. Aunque claro, todo regla tiene su excepción, como la de este hombre que vestido de etiqueta no se baja de un suntuoso coche sino de una bicicleta.

Un huevo sonriendo

Si alguien me pregunta cual es mi plato favorito, sin dudarlo contesto; huevos fritos con patatas y  tomate. El otro día disfrutando de mi plato y ante las ganas de comer, cogí dos patatas y pinché el huevo y .. ¡Voila! El huevo me dedicó un sonrisa.

P.D. Con esta foto quiero agradecer a todos los que me han dedicado una sonrisa cuando más lo he necesitado. Os aseguro que me ha servido de mucho.