La Macarena en la Plaza de España

La  Macarena en la Plaza de España

El lunes pasado mi amigo y admirado Alberto García Reyes escribía en su columna de ABC, que decir que se es macareno no era algo extraordinario pues toda Sevilla es de la Macarena. Yo, trianero convencido, le daría algunos matices a esta afirmación, aunque tengo que reconocer que es difícil.

Como hecho histórico y como estampa singular no he podido dejar de ir a la Plaza de España para cubrir la misa extraordinaria que se le oficiaba a la Esperanza Macarena. Las sensaciones que he experimentado las dejo reflejadas en fotografías, dedicadas a esa persona que me ha llamado estando en la ceremonia diciéndome; “fotografía todo para enseñármelo”. Justo en ese momento estaba haciendo una fotografía de un plano corto a la cara de la Virgen y me ha parecido que el ojo derecho tenía un derrame; o por lo menos eso es lo que me ha seguido pareciendo después de editar la fotografía: ¿Será de tanto llorar? Cuando ya me iba, desde uno de los puentes, he realizado la última fotografía sancando un lateral de la imagen, cuando Berta la ha visto me ha dicho; “¡parece que está viva!”.

Rey San Fernando

Rey San Fernando

Una de las primeras fechas históricas que aprendí fue 1248, año en el que el Rey Fernando III conquistó Sevilla. La fecha me la enseñó mi madre diciéndome que era muy fácil de memorizar pues tan sólo había que sumar el doble a cada numero empezando por el uno.

Hoy, que es día del patrón de Sevilla, aunque no de la conquista de la ciudad, me gusta recordar al Rey San Fernando, pues entre otras cosas, nada más llegar, preguntó : “¿Dónde está mi Betis?”, o por lo menos eso es lo que nos enseñó el gran cantante Silvio, que era más rojo que la sangre que corre por mis venas verdes.

Si algo le tenemos que agradecer a este Rey castellano y sevillano de adopción, fue que no derribara a la “Giganta”, como le llamó Cervantes. El maravilloso cielo de Sevilla y la Giralda complementan una simbiosis única y sin parangón.

Hoy 30 de mayo, que recordamos la muerte del Rey que no sólo conquistó Sevilla con sus armas sino con su corazón, reanudo las entradas en mi blog con una fotografía de mi cielo y de mi ciudad.

El Cid y la luna

El Cid y la luna

Anoche, la luna fue testigo de cómo media Sevilla iba al encuentro de una celebración y la otra se encontraba embutida en la tristeza de las contradicciones. Por mucha guasa sevillana que exista y muchas excusas que le podamos poner a la victoria del Sevilla F.C, la realidad es que mi amigos sevillistas, cuando sean abuelos, contarán a sus nietos, para regocijo de ellos, la hazaña conseguida en Turín.
Anoche intentando alejarme de toda celebración, me encontré con el Cid y la luna. La luna es el ojo de la noche que ilumina lo prohibido y el Cid, el símbolo del Campeador, que hasta muerto ganó una batalla. ¿Por qué anoche el Cid, con un tono verdoso, estaba intentando con su lanza apagar la luz de la luna?. ¿Será que la luna me confunde?.
P.D. Algunos puede que interpreten esto como una felicitación, si es así, me alegro por ello.

Maestranza 2014

Maestranza 2014

La temporada taurina en Sevilla, ha sido un rotundo fracaso pues se han dado todas las circunstancias posibles para que el gen de la fiesta no cuajara. Repasando las fotografías que he realizado este año en la Maestranza y queriendo hacer un resumen de lo ocurrido, se me ha ocurrido, valga la “reburrancia”, seleccionar 30 fotografías que por colorido, contraste o capricho me han llamado la atención. Si más que decir y como dicen los entendido: ¡Va por ustedes!

Amigos

Amigos

Cuando era pequeño me llamaban la atención las fotos en blanco y negro donde aparecían mis padres con amigos en la Feria de abril. Anoche cuando nos hicimos una foto todos los amigos que hemos participado de una u otra forma en engrandecer nuestra Feria, he vuelto al pasado para seguidamente trasportarme al futuro y observar como la próxima generación vera lo bien que se pasa cuando se está entre amigos.
Si alguien está triste y necesita un poco de optimismo, simplemente hay que mirar el rostro de mi hermano Chelu, siempre con una sonrisa sana, sincera, optimista y cautivadora. Si alguien quiere tener un amigo de verdad e incondicional hay que recurrir a Francisco( claro él es muy selectivo y no acepta a todos en su intenso y pequeño círculo). Si alguien necesita una asesoría de la vida, ahí está mi amigo Pedro, que te regala de una forma desinteresada su calculadora experiencia.

Toros en Sevilla

Toros en Sevilla

El año pasado me pidieron que hiciera un reportaje sobre lo que significaba ir a los toros en Sevilla, antes de que comenzara la temporada taurina. He recordado con nostalgia lo que escribí pues este año las sensaciones son diferentes. Esto fue lo que publiqué:

Ir a los toros en Sevilla es un ritual, que comienza por la mañana nada más abrir los ojos. Siempre la misma exclamación: ¡A ver que vamos a ver hoy! . Con las mejores galas, se sale casi siempre a la misma hora, para llegar a la misma hora al punto de encuentro no señalado, que puede ser un bar, una esquina o la puerta del Príncipe. Aquí se menciona uno de los lugares mágicos de Sevilla: La Puerta del Príncipe pues su trascendencia y envergadura va más allá de un lugar físico. Evocar dicha puerta conlleva nombrar; triunfos, decepciones, encuentros, turistas, ladrones, periodistas, famosos, paparazzi, gente que se quiere dejar ver y otras que no se puede ni ver, a pesar de los múltiples abrazos que se pueden dar en ese lugar.
El asiento de cada abonado es su trono, donde desde una posición única, observa orgulloso todo aquello que nada más ven sus ojos. Aunque incómodos, como todos los tronos, nadie quiere que se lo arrebaten ya sea en sol o en sombra.
El patio de cuadrillas es un lugar íntimo pero a la vez ajetreado . Dependiendo del torero que lo pise, así será el público. Los menos conocidos buscarán las fotos y los mediáticos huirán de ellas. Aunque todo es un ritual que está perfectamente desorganizado para que la seis y media, con una puntualidad exagerada, salgan los toreros por la puerta principal de la plaza.
El callejón es el lugar donde casi todos quieren estar, es el espacio más vistoso de la plaza, aunque no es el sitio donde mejor se ve una corrida, pues si fuera así, el presidente y los maestrantes lo ocuparían. Allí conviven, empresarios, políticos, periodistas, fotógrafos, (siempre en el burladero 7), médicos, enfermeros, policías, apoderados, banderilleros, mozos de espadas, barrenderos, carpinteros, ayudante de lo que sea, amigos de quién sabe quien, enchufados y por supuesto los toreros.
Explicar con palabras lo que significa ver una corrida de toros en Sevilla, es imposible, por eso os dejo con estas imágenes donde se resume, todo lo que he intentado contar. Solo una foto tiene un pie descriptivo, en la que se ve, como el toro es arrastrado y como unos niños con cara de asombro escuchan al padre. El titulo: ¿Cómo le puede explicar un padre a un niño por qué muere un toro?.