Sombras alargadas

sombras y rayo de luz/ Eduardo Briones

El otro día leí, no se donde, que los últimos días de diciembre se caracterizan, además de por la Navidad, por el gran tamaño de las sombras. Desde entonces he estado buscado una fotografía que reflejara este acontecimiento que nunca tuve en cuenta.

Ayer, paseado plácidamente por la avenida de la Constitución, estaba viendo como la sombra de mi andar era muy alargada pero no me parecía oportuno fotografiar tal acontecimiento, por lo que me di la vuelta y me encontré con esta fotografía que además de reflejar el tamaño de las sombras que se producen a finales del mes de diciembre, también indican como los rayos de sol señalan a los paseantes que disfrutan de el, o por lo menos es la interpretación que yo le doy a este fenómeno de luz no buscado pero si reflejado.

Hoy que también he paseado plácidamente por el centro he seguido observando las sombras alargadas y este ha sido el resultado.

Anuncios

Comidas de Navidad

Comida de Navida

Estos días Facebook esta repleto de fotografías de comidas de Navidad. A mi me han colocado en algunas y eso quiere decir que todos los alcahuetes que miran Facebook para entrometerse en mi vida se han podido sentir satisfechos por las múltiples especulaciones que de esas fotos se puedan sacar. Eso sí, de las mejores comidas que he tenido (una de ella en plena calle, comiendo una repugnante hamburguesa), como a nadie se le ocurrió la infeliz idea de hacer una fotografía, solo los allí presentes podemos especular con nuestra imaginación.

Toda esta introducción la he escrito para poner una fotografía de una comida de Navidad que ayer, un grupo de amigos que nos conocimos todos en Isla Mágica hicimos en No-Kitchen. En la fotografía no se ve a todos los que estuvimos y a algunos apenas se les ve. En esta fotografía no se ve a nadie bebiendo más de la cuenta, aunque eso no signifique que no tomáramos algunas copas. En esta fotografía no se ve el ambiente tan estupendo que respiramos todos los amigos que años tras años nos reunimos para hablar de lo divino y de lo humano. En esta fotografía no se ve nada que algunas mentes maléficas puedan interpretar como algún acto no correcto. En esta fotografía no se ve nada, pero servirá a todos los que estuvimos allí para recordar que un proyecto empresarial que surgió hace más de quince años en Sevilla, unió inexorablemente a un grupo dispar de personas que nos solo en Navidad, sino durante muchos meses al año, se reúnen para hablar de amistad.

GATO NEGRO

Gato Negro

Sólo quedan horas para que algunos españoles vivan las Navidades con una inyección de desahogo económico. Estadísticamente será muy difícil que yo sea uno de ellos, ya que mi participación esté año se suscribe a la que me ha proporcionado mi nuevo amigo Pablo proveniente de la hermandad de la Quinta Angustia.

Ayer que fue un día grande para mi, pues nos reunimos un grupo de amigos para celebrar lo que haya que celebrar, me propuse comprar un décimo para compartirlo con ellos. Entre esperar en una cola y  la posibilidad de una rápida cerveza en El Salvador, opte por la segunda opción. Como una cosa lleva a otra mis sinceros deseos de regalar un décimo se ha quedado en la intención reflejada en esta fotografía. Si mañana toca un décimo comprado en la administración de El Gato Negro, espero que el dueño del bar de El Salvador me agradezca al menos mi decisión, como en el anuncio, ya que estoy seguro de que mis amigos no me harán ninguna fiesta.

Ya es Navidad

Navidad. /Eduardo Briones

Es difícil durante estos días no saber que la Navidad está a punto de nieve, pues la ciudad se engalana para recibirla alegremente. Las luces y el colorido hacen muy atractivo el centro de la ciudad, lo que ocurre es que la originalidad brilla, y nunca mejor dicho; brilla por su ausencia.

Ayer, típico día prenavideño, pues hacía un frio que pelaba, paseando por calles del centro poco concurridas, me llamó la atención como habían dibujado en una esquina, una especie de Papa Noel. La primera reacción al ver la imagen fue de sorpresa para después pasar a sonreír y por último a tomar conciencia con la originalidad del artista anónimo que ya es Navidad.

DUQUESA DE ALBA

DUQUESA DE ALBA. /EDUARDO BRIONES

Desde hace unas semanas he intentado escribir algo sobre la Duquesa de Alba. He rebuscado en mi memoria momentos y sensaciones que me inspiraran algo que le pudiera dedicar a una señora que me crió en mi profesión.

Serrat en una de sus múltiples y maravillosas canciones ( “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla… Si, son versos de Machado pero sin la música de Serrat no serian lo mismo) dice, “no hago otra cosa que pensar a ti, y no se me ocurre nada”; pues precisamente eso es lo que me pasa a mi durante estas semanas, hasta que he visto hoy la foto que muestro. Como bien saben los que me conocen no me gusta manipular ninguna fotografía, lo que me encanta y fascina es lo que he hecho con esta; jugar con la luz y los reflejos

La duquesa de Alba de Goya disfrutando de los jardines de Las Dueñas, lugar en el que la Duquesa de Alba de Sevilla disfrutó tantos años viendo pasar, delante de donde madura el limonero, una infinidad de acontecimientos que la mayoría de las veces los periodistas hemos cubierto desde esta maravillosa puerta de entrada.