Calle San Fernando

Por la calle San Fernando de Sevilla se va un ratito pie y otro andando. Aunque lo que acabo de escribir suena a tópico y a canción de “El último de la fila”, si pasas un fin de semana por esta calle te das cuenta que el refranero popular casa perfectamente con esta calle emblemática de Sevilla.

Fernando, es un nombre muy sevillano, pues el Santo Rey que conquistó Sevilla llevaba ese nombre, por lo tanto, la calle San Fernando es una Avenida principal de la capital andaluza. Turistas, estudiantes, paseantes, corredores, ciclistas y trabajadores son los habituales de esta avenida peatonal, que entre railes de tranvía, carril bici, terrazas de bares es difícil de transitar tranquilamente.

Un fin de semana de agosto el panorama cambia, pues los estudiantes y los trabajadores del centro dejan un espacio vacío donde se hace notar principalmente a los turistas. Este reportaje que muestro es el resultado de estar un fin de semana de espera en una de las calles más emblemáticas de Sevilla.

Anuncios

Día internacional de la fotografía

Esta mañana a la espera de hacer un tema, me ha llamado Ana Zapico diciéndome que hoy era el día internacional de la fotografía y que a ver si podía poner algo en TCuento. En esos momentos tenía una rama de trigo en la mano, al decirle que no se me ocurría nada, deslicé mis dos dedos hacia arriba del tallo y me ha salido esta flor.

Hoy, 19 de agosto, contribuyo al día internacional de la fotografía con la muestra de una flor hecha sin premeditación de unas hojas de trigo, pues el trigo representa prosperidad y eso es lo que le deseo a todos los que se dedican a la bendita profesión de la fotografía.

El Coto de Doñana

Después de hacer una visita turística al Parque Nacional de Doñana me he preguntado: «¿Cómo sería este lugar si estuviera en Estados Unidos?». La respuesta me la dio un amigo especialista en resumir en pocas palabras la realidad: «Pues sería un parque temático».

Es curioso que cuando viajamos, movidos por la curiosidad de lo que hemos leído o nos han contado, recorremos lugares que no merece la pena volver a ver y cuando estamos en nuestro hábitat nos olvidamos de que hay sitios maravillosos que la cercanía hace que se nos olvide visitarlos. Desde el año 1980, Doñana, es Patrimonio de la Humanidad y este año ha sido incluido en la Lista Verde de las áreas protegidas mejor conservadas del mundo.

Cruzar la desembocadura del río Guadalquivir en una barcaza es una experiencia indescriptible. La magnitud del medio mar o medio río que es la frontera entre un pueblo marinero y un espacio natural, es cautivadora. Desembarcar en las arenas donde comienza la visita es gratificador; y montarse en el todoterreno verde para iniciar la experiencia es emocionante.

Pasear por una playa virgen viendo a un lado los coquineros haciendo un trabajo duro físicamente y al otro la dunas donde se observa que el ser humano pone pocas veces el pie allí, es como sentirte en un lugar visto por nuestros antepasados lejanos, pues fácilmente puedes imaginar como era la vida hace muchos siglos. Entrar en las dunas es otra forma de integrarse en la naturaleza; los pinos son más verdes de lo habitual, la arena es blanca, fina, limpia y fría, y pisarla es una sensación gratificante. Subir y bajar las altas dunas y mirar a un lado y al otro sólo viendo naturaleza, hace que te olvides del lugar para integrarte en el.

En esta época del año, las dunas son lo más interesante de ver durante el recorrido pues el verano deja seca la marisma, a continuación puedes ver animales a lo lejos, al principio pocos, pero según nos adentrábamos en la marisma seca pudimos ver, gamos, ciervos, jabalíes, caballos y vacas (estos dos últimos son de una raza autóctona y protegida que solo se crían en el entorno del parque natural). Una de las cosas que más me sorprendió fue ver un pequeño charco que según nos dijo el guía eran arenas movedizas, justo en medio de la charca se veían unas burbujas que indicaban que podrías sumergirte en lo más profundo de la tierra, y claro, mi mente se acordó de las películas del oeste donde los malos acababan allí.

La Marismilla es la residencia vacacional de los Presidentes del Gobierno de España. El espacio podría pertenecer perfectamente a un pueblo inglés porque esta construido en ese estilo. Cuando pasamos al rededor del Palacio, algunos comentarios realizados por los turistas y motivados por el guía, me molestaron y pensé en D. Andrés, un gran profesor de historia que me hizo amar de por vida esa asignatura: «la masa es estúpida cuando un líder les habla», decía cuando con pena cuando nos relataba algunos episodios nacionales fallidos.

La segunda y la última parada fue en el poblado donde vivían los primeros cuidadores del coto, sin duda, lo más aburrido de todo , pues han intentado hacer un parque temático sin que lo diseñara un americano, aunque las vistas del río desde este lugar, los mosquitos gigantes y traicioneros y los cangrejos que se encontraban en el lodo me llamaron poderosamente la atención.

Antes de terminar la visita, el guía se paró para enseñarnos un pino muy retorcido, según nos explicó, un hongo lo puso así, y a pesar de que se lo han querido llevar de allí, los guardas del parque lo impidieron. En ese pino, según nos contó, cada año, cuando las hermandades rocieras peregrinan, el pino, que para mi tenía forma de dinosaurio, se llena de hojas de papel donde los peregrinos dejan mensajes en los que recuerdan a los ausentes. Sin duda, esa fue la única historia interesante que descubrí en mi visita turística por el Parque Nacional de Doñana, pues lo demás, fue disfrutar de la naturaleza en estado puro, sobre todo en las dunas de arenas blancas, finas, limpias y frías.

Una vez que la barcaza llega al punto de partida, te encuentras con otro espacio natural que el humano ha conseguido hacer. Parar en Bajo de Guía, es elegir el mejor lugar para comentar la visita a Doñana, pues entre manzanilla, langostinos y guisos marineros, el recuerdo se acentúa y la visita vivida pocas horas antes se saborea mejor.

Carreras en Sanlucar

Las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda llevan más de ciento cincuenta años  celebrándose en un enclave único. Quién no haya visto este espectáculo, no puede presumir de haber visto mundo.

Como la entrada es libre, pues se desarrolla en la playa, la diversión principal está en la arena, donde bañistas esperan con sus trajes vacacionales durante el tiempo que dura cada competición para aplaudir a los corredores. Los niños con cajones de cartón de diferentes formas y colores esperan ilusionados a que otros niños hagan sus apuestas, eso sí, las cuotas son prácticamente simbólicas.

Hay otra forma de ver las carreras de caballos de Sanlúcar que es desde los palcos donde la organización y los patrocinadores reciben a sus invitados. Este lugar no es el más idóneo para ver el espectáculo pero si el sitio adecuado para ser visto.

Quien tenga un día para ver las carreras de caballos le recomiendo que se coloque el bañador y baje a la playa y disfrute de un ambiente diferente, peculiar, bonito y divertido.

Las fotografías que muestro están hechas a pie de playa sin necesidad de pedir ningún permiso para acceder a lugares donde sólo les está permitido estar a los periodistas. Estos son los tipos de reportaje que más me gusta hacer pues en vez de trabajar, disfruto.

Buscando la paz

Buscando la paz he encontrado la relajación en el bullicio. He hallado la tranquilidad en el ajetreo y he disfrutado del silencio escuchando voces.

Cuando pase un tiempo, y vea estas fotografías, recordaré como la armonía del mar no se altera a pesar de las olas, que las luces del atardecer hacen que el molesto calor desaparezca y que la familia, con razón o sin razón, es la mejor medicina para curar la apatía. Estos días he descubierto a personas, he echado de menos a otras y he sincronizado mi estado de ánimo con el mar.

Todo mis pensamientos de estos días están en estas fotografías y si alguien se identifica con ellas, me alegro, pues ese ha sido mi objetivo.