Casa de los Pinelo

Nada más entrar en la Casa de los Pinelo te encuentras con un patio maravilloso donde el colorido verde de las plantas trepadoras contrasta con el cielo azul de Sevilla y sus pinceladas blancas de nubes, por lo menos eso es lo que se encontró mi cámara cuando soñó despierta el viernes pasado y así lo mostré en mi blog. Pienso que esta casa palacio es una gran desconocida y habría que darla a conocer.

Para todo aquel que no se quiera gastarse los siete euros que cuesta estar durante una hora gozando de este maravilloso palacio, les invito a que disfruten de la entrada, pues es gratuita y sobre todo gratificante a la vista y a los sentidos de todo aquel que aprecie las cosas bellas.

Del interior de la casa de los Pinelo sólo muestro dos fotografías; la primera una puerta abierta que enseña una pequeña escalera de caracol que no lleva a ninguna parte y la segunda, la iglesia pequeña y coqueta de esta casa tan increíble y desconocida a la vez. Quien quiera saber más acerca de este lugar; ¡qué la visite!

Anuncios

Figuras y figurantes

Quinta Angustia./ Eduardo Briones

¿Cuáles de las 9 figuras que aparecen en la fotografía dentro del altar de la Quinta Angustia, no es barroca?

El jueves pasado, paseando sin rumbo pero con determinación de hacer algunas fotografías por el centro de Sevilla, me paré delante de la iglesia de la Magdalena, pues había unas figuras (indígenas americanos que según he leído, simboliza el importante significado que tuvo la Casa Madre dominicana para los territorios americanos de la corona española) rematando la cúpula de la iglesia que me llamaron la atención y que jamás las había observado.

En el interior del templo, otro golpe de vista en la capilla de la Quinta Angustia, me hizo coger de nuevo la cámara para fotografiar a 9 figuras que se encontraba dentro de un cuadro barroco, aunque una de ellas, sea contemporánea.

Hoy martes 17 de febrero, último día de carnaval, (lo primero que pensé cuando vi la figuras del los indígenas fue en eso) será el preludio para que el miércoles 18 de febrero comience con la imposición de cenizas; la cuaresma. Todo aquél que le guste disfrutar de los templos, durante estos cuarenta días, podrán hacerlo gracias a la labor que muchos feligreses realizan en el interior de sus hermandades, aunque eso conlleve que a veces aparezcan en fotografías como un figurante más.

Luz en el Sagrario

Sagrario

La buena arquitectura no es otra cosa que construir espacios funcionales que nos invitan a emocionarnos de múltiples maneras. Hoy he recordado esta frase.

Si hay una iglesia en Sevilla donde la fachada no tiene nada que ver con el interior es la del Sagrario. Entrar sobre las ocho de la tarde en este templo barroco, es sorprendente. Desde la “Avenida”, a simple vista, no se ve en la fachada ningún tipo de ventanales, por eso sorprende tanto cuando al entrar por la puerta principal ves, cuando giras a la derecha, como los rayos de luz entran a raudales por los pequeños ventanales que se encuentran en el muro de la fachada y la bóveda para posarse en una red protectora.

Como no soy un experto en arte y si un aprendiz de la luz, os dejo lo que me emociona de esta iglesia que visito todos los años por el Corpus.

A las puertas de San Judas Tadeo

A las puertas de San Judas Tadeo

En una ocasión el cuñado de un amigo me contó que casi de la noche a la mañana se arruinó económicamente, el asfixie llegó hasta el punto que un día no puedo echar gasolina a su coche pues las tarjetas de crédito estaban bloqueadas. Ese mismo día decidió visitar algunas iglesias, entre ellas las de San Antonio Abad, donde se encuentra una pequeña talla de San Judas Tadeo; santo especialista en los casos imposibles. Después de poner la correspondiente vela, compro un cupón de la ONCE. Su sorpresa y la de los que le escuchábamos fue lo que todos estáis pensando; le tocaron los cupones y remontó su precaria situación económica.

Ni entro ni salgo en los debates que esta anécdota pueda suscitar. Pero ayer cuando salía del un gran centro comercial, o sea “elcorteinglé“, me acordé de la anécdota y pensé: ¿Por qué la señora que sentada a la puerta de la iglesia, en vez de pedir limosna no le pone una vela a San Judas Tadeo y después compra un cuponcito?

Luz en el Sagrario

Luz en el Sagrario

La Iglesia del Sagrario de Sevilla es uno de los grandes templos barrocos que tenemos la suerte de tener en Sevilla. Para describir su interior es mejor dirigirse a blog expertos que explican con todo lujo de detalles las magníficas obras de arte que allí se pueden contemplar.
Cómo lo que pretendo ser es  un dibujante de la luz, (la palabra fotografía proviene de los términos  griegos, φως (phōs, «luz»), y γραφή (grafḗ, «conjunto de líneas, escritura») que, en conjunto, significa “escribir/grabar con la luz”), lo que enseño hoy es una maravillosa luz en forma de lenguas de fuego que por la tarde  se introducen con fuerza por los ventanales de la iglesia que está adosada a la Catedral.

Después de una boda

Después de una boda

Este medio día, paseando por la Avenida de la Constitución me he parado ha mirar a los invitados de una boda que se iba a celebrar en la Iglesia del Sagrario. Ver, observar, reírme y maravillarme de los personajes que acuden a una boda ha sido y será uno de mis mayores pasatiempos. Curiosamente, no he fotografiado ni a nada ni a nadie que estaba esperado a las puertas de la Iglesia y eso que había mucho que fotografiar y escribir. A las cuatro de la tarde, ya de vuelta, me ha llamado la atención como en la puerta de la iglesia estaba la típica mendigo pidiendo para comer y un poco más adelantadas, las palomas comiéndose el arroz esparcido por el suelo entre pétalos de flores.

Está claro que después de un enlace, todos quieren comer.