Mujer de tacones amarillos y vestido azul.

Tengo que reconocer que lo primero que me llamo la atención cuando vi a la mujer de los tacones amarillos y vestido corto azul, no fue su sonrisa a la hora de posar.

Tengo que reconocer que lo último que me llamó la atención cuando vi a la mujer de los tacones amarillos y vestido corto azul, fue su figura.

Tengo que reconocer que lo primero que me llamó la atención cuando vi al niño con gorra roja fotografiando a la mujer con tacones amarillos y vestido azul, fue su destreza a la hora de coger la cámara fotográfica.

Tengo que reconocer que lo último que me llamó la atención cuando vi al niño con la gorra roja fotografiando a la mujer con tacones amarillos y vestido azul, fue cuando miraba el resultado fotográfico de su trabajo.

Tengo que reconocer que lo primero que comenté cuando vi a la mujer de los tacones amarillos y vestido corto azul, fue lo grotesco de la situación.

Tengo que reconocer que lo último que comenté cuando vi a la mujer de los tacones amarillos y vestido corto azul, fue lo divertido que había sido el espectáculo.

Tengo que reconocer que lo que pienso ahora cuando veo la fotografía que le hice ayer a la mujer de los tacones amarillos y vestido corto azul, siendo fotografiada por el niño de gorra roja es que la felicidad está en disfrutar de uno mismo. mujer tacon amarillo

Anuncios

Casa de los Pinelo

Nada más entrar en la Casa de los Pinelo te encuentras con un patio maravilloso donde el colorido verde de las plantas trepadoras contrasta con el cielo azul de Sevilla y sus pinceladas blancas de nubes, por lo menos eso es lo que se encontró mi cámara cuando soñó despierta el viernes pasado y así lo mostré en mi blog. Pienso que esta casa palacio es una gran desconocida y habría que darla a conocer.

Para todo aquel que no se quiera gastarse los siete euros que cuesta estar durante una hora gozando de este maravilloso palacio, les invito a que disfruten de la entrada, pues es gratuita y sobre todo gratificante a la vista y a los sentidos de todo aquel que aprecie las cosas bellas.

Del interior de la casa de los Pinelo sólo muestro dos fotografías; la primera una puerta abierta que enseña una pequeña escalera de caracol que no lleva a ninguna parte y la segunda, la iglesia pequeña y coqueta de esta casa tan increíble y desconocida a la vez. Quien quiera saber más acerca de este lugar; ¡qué la visite!