Madrugá

Madrugá

Para mi la “madrugá” no termina hasta que la Esperanza de Triana no hace su entrada triunfal a los sones de “La Salve Marinera”

Mi “madrugá” comenzó debajo del arco de la Macarena viendo como la centuria de jóvenes llegaba llorando de emoción a las rejas de la Basílica esperando con sus pensamientos llegar a ser como uno de esos “armaos” que los reciben.

Llevo muchos años viendo en Campana como El Silencio entra en la Carrera Oficial en silencio. Como el Gran Poder pasea con su andar tan peculiar. De la espiritualidad de estas dos hermandades a la alegría y emoción que les produce a muchos ver entrar a la Macarena. Como todo ese murmullo de alegría y emoción se vuelve recogimiento y silencio ante el paso del Calvario. La expectación al ver hasta los pasillos llenos cuando a lo lejos se escuchan las cornetas que anuncian que el caballo “El Calamar” está muy cerca de la Campana. Y como termina la noche y comienza el día viendo pasar a la hermandad de los Gitanos. A pesar de los muchos años que he visto las mismas hermandades por el mismo sitio, tengo que reconocer que nunca es igual, todos los años es distinto.

La noche más hermosa del año ha terminado cuando el Rey de Triana y la Reina, Madre y Capitana han entrado en la nave central de su templo. Pues para la gente de Triana ella es “nuestra Esperanza” y por eso “a tus plantas, Señora, se arrodilla Triana”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s