Viernes Santo

Viernes Santo

¡Por fin es viernes, pero Viernes Santo!. Con la suerte que se consigue a base de esfuerzo, la tarde de hoy ha salido como la hermandad de la O; redonda. Cuando el cansancio acumulado comienza a pasar factura, la mente intenta engañarme diciendo que me quede y descanse. Con una fuerza de voluntad más de corazón que de piernas, y después de haber descansado dos horas, me he dirigido al puente de mis sueños para ver si estaba pasando alguna de las dos cofradías hermanas de la calle Castilla. Me ha encantado el conjunto de río, puente, luz y palio de la Virgen de la O. Con un andar ligero me he dirigido a la Campana, pues quería fotografiar a “El Cachorro”, entrando en la Carrera Oficial después de algunos años sin hacerlo. Cuando iba por el Duque he visto como asomaban los ciriales, así que un buen acelerón de piernas me ha conducido tras el “palquillo” cuando en ese preciso instante paraba delante de mi, el Cristo del Cachorro.

El Nazareno de la O ha sido otro paso que me ha gustado mucho, sería por el tiempo que hace que no lo veo en la calle, eso sí, las túnicas, me gustan regular; ¡parecen de pueblo de Castilla!.

Camino al encuentro de la Carretería, me he encontrado en la Magdalena el paso de la Virgen de Monserrat, que acaba de salir de la Iglesia. Recomiendo entrar en la pagina Web de la hermandad para leer todos los pormenores de este portentoso y bello paso de palio.

Como llevaba la suerte por delante, cuando iba por Antonia Díaz, me he encontrado como por una bocacalle pasaba el único paso que en Sevilla representa la escena del Calvario al completo: La Carretería.

¿Cuanto tiempo hace que no vemos una Semana Santa completa? Está claro que estar en casa descansando significa estar perdiéndote algo que Dios sabe cuando volverá a suceder.

Anuncios

Puente de Triana

Puente de Triana

Buscando una fotografía para darle la bienvenida al otoño he encontrado esta que hice este fin de semana y completar la serie que ayer, por motivos que no vienen a cuento comentar, (quedamos para tomarnos una cerveza con Sol y Jorge y ya se sabe; una cerveza lleva a otra y…) no pude poner. ¿Qué tiene que ver esta foto con el otoño?. La estructura del puente de Triana compone en diferentes tamaños la primera letra del otoño.

Siglos XIII y XIX

Siglos XIII y XIX

Ayer, estuve durante más de dos horas buscando escenas de calor. Casi no lo cuento en mi intento de encontrar el termómetro con la temperatura más alta. A las ocho de la tarde, después de haberme bebido dos litros de agua, me fui al paseo de la O, allí debajo de un árbol, sentando en un pequeño pantalán, me encontré a unos jóvenes tomando el sol y bañándose en el río con el puente de Triana al fondo. El frescor que produce el agua y la vegetación es inigualable, ya los árabes nos lo dejaron como legado, por eso, después de pasar tanta calor y ante el frescor proporcionado por la naturaleza, hice algunas fotos. Está en particular, está hecha con un teleobjetivo, en ella muestro los arcos tan característicos del Puente de Triana con la Torre del Oro detrás. O sea, los siglos XIII y XIX fundidos por el frescor en una sola imagen.