Músico callejero

Tomarse una cerveza en una terraza del centro de Sevilla llega a ser agobiante por la cantidad de vendedores y músicos callejeros, que interrumpen la mayoría de las veces un agradable rato.

No ocurre lo mismo cuando en lugares monumentales escuchas el sonido sugerente de una guitarra.