Glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer, parque Maria Luisa, Sevilla

Glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer, parque Maria Luisa, Sevilla

Hoy ha sido el día de los enamorados y he esperado hasta que sea el día quince para escribir algo al respecto. Desde un día antes pensé que tendría que fotografiar la glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer que se encuentra enclavada en el parque de María Luisa de Sevilla. Ha pasado la mañana, el medio día y la tarde y no he ido, he preferido gozar de otros placeres de la vida distintos al de la fotografía. A las 19: 30 me planteo ir al parque para buscar algún resquicio de tan significativo día. Cuando he llegado a la Glorieta ya era casi de noche, lo primero que me ha llamado la atención es que sólo había dos personas jóvenes sentadas en uno de los bancos. Al observarlas detenidamente he visto que los supuestos enamorados eran dos chicas, que se estaban besado y abrazando. Me resultó bastante raro, no porque fueran las dos mujeres, que en verdad también era un poquito raro, sino porque su apariencia era de todo menos romántica, que es en lo que en teoría pegaba este día en ese lugar.

Para mí la glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer, es un lugar mágico donde suelo parar de vez en cuando para contemplarlo, pero nunca lo había visitado de noche. Sin lugar a dudas gana mucho más con las luces tenues, por eso me he intentado inspirar trasportándome por unos minutos en el amor ilusionado, poseído y perdido que tan maravillosamente están representados en una de las esculturas y así poder realizar esta fotografía. El tiempo que me ha llevado hacerla ha sido, como siempre, muy corto. Cuando he terminado y he visto que el resultado ha sido satisfactorio, me ha llamado la atención, como una mujer morena con una media sonrisa serena estaba de pie justamente detrás de mi, contemplando la escena allí simbolizada. Lo primero que he pensado cuando la he visto es; cual de los tres amores allí representado sería el suyo. Por su mirada, su pose y su elegancia he descartado el último, el amor perdido, por lo tanto me he marchado satisfecho pensando que esa mujer estaba allí, recordando o esperando a su amor en un día tan especial como el de ayer.

P.D. Esta fotografía esta dedicada a todo aquel que esta enamorado y no necesita que alguien le diga que en un día determinado del año tiene que demostrarlo.

Parque de María Luisa de Sevilla.

Parque de María Luisa de Sevilla.

Pasear por el parque de Maria Luisa de Sevilla, siempre es agradable y más cuando el sol de invierno nos calienta levemente nuestros cuerpos. No es el mejor parque del mundo, ni el más limpio, ni siquiera el mejor conservado, pero si es el parque de mis recuerdos y ensoñaciones. Allí descubrí lo que creía que era el amor cuando sólo era un poco de pasión juvenil. Allí descubrí la fotografía, hice miles de instantáneas las cuales nunca las plasmé en papel, por la sencilla razón de que no tenía los medios para hacerlo. Allí descubrí la enorme satisfacción que es hacer deporte al aire libre. Allí descubrí como mis grades proyectos se hacían realidad en mi imaginación. Allí descubrí, entre miles de otras cosas, como el deterioro de las estatuas pueden llegar a producir estampas bellas.