Fuente de las cuatro estaciones

Fuente cuatro estaciones

¿Me puedes decir cómo llegar a la Plaza de Don Juan de Austria donde se encuentra la fuente de las cuatro estaciones? Estoy seguro de que muchos sevillanos al oír esta pregunta pondrían cara de extraños y dirían : «¡Ehhhh!» Claro, otros, siguiendo la idiosincrasia sevillana y sin tener la menor idea de donde esta la plaza dirían con cara de “sabelotodo”: «Tire “palante tó” derechito y pregunte cuando llegue al final »

¿Me puedes decir como llegar a la Pasarela? No hay duda que ante esta pregunta, casi todos (todavía existen zoquetes sevillanos que no tienen ni idea donde viven) darían las coordenadas correctas diciendo algo así. «Tire
“to palante” y cuando vea una fuente, allí es»

Ayer de noche, después de un día raro para mi, casi a punto de tirar la toalla, me encontré en la plaza Don Juan de Austria viendo como la fuente de las cuatro estaciones, que se encuentra en la Pasaralela, estaba magníficamente iluminada y me pregunté ante la admiración que estaba contemplando; « ¿Qué daría cualquier ciudad del mundo por tener algo así?» Sin ánimo de ser excesivamente crítico con mi ciudad, soy de la opinión de que la belleza de Sevilla no es proporcional con la publicidad que los propios sevillanos hacemos de ella, pues algunas veces confundimos las cosas, viendo sin observar y hablando sin conocer el verdadero significado de las mismas.

Anuncios

Cena de fin de año

brindando

“¿Y si fuesen 10 justos los que hallaréis en Sodoma?. En este caso no destruiré la ciudad por amor a esos diez justos”. Esta es la última parte de la conversación que mantuvo el patriarca Abraham con el Señor, ante la sentencia casi irrevocable de eliminar dos ciudades corruptas y depravadas.

Hace ya bastante tiempo hice un reportaje que consistía en transmitir la labor que hacía un grupo de estudiantes de la universidad dando bebidas calientes y conversación a los indigentes que por las noches dormían en la calle. Cuando le pregunté, al finalizar la tarea, a una de las responsables qué a cuantos desahuciados había reinsertado en la sociedad, me contesto que a muy pocos, quizás, uno o dos.

¿Merece la pena buscar al justo? Sin duda, ayer por la tarde lo pude comprobar. Estas fotografías son un homenaje a todos los voluntarios que pusieron su granito de arena para que algunos justos tuvieran una excelente comida de fin de año.

Fin de la jornada. Feliz año.

DUQUESA DE ALBA

DUQUESA DE ALBA. /EDUARDO BRIONES

Desde hace unas semanas he intentado escribir algo sobre la Duquesa de Alba. He rebuscado en mi memoria momentos y sensaciones que me inspiraran algo que le pudiera dedicar a una señora que me crió en mi profesión.

Serrat en una de sus múltiples y maravillosas canciones ( “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla… Si, son versos de Machado pero sin la música de Serrat no serian lo mismo) dice, “no hago otra cosa que pensar a ti, y no se me ocurre nada”; pues precisamente eso es lo que me pasa a mi durante estas semanas, hasta que he visto hoy la foto que muestro. Como bien saben los que me conocen no me gusta manipular ninguna fotografía, lo que me encanta y fascina es lo que he hecho con esta; jugar con la luz y los reflejos

La duquesa de Alba de Goya disfrutando de los jardines de Las Dueñas, lugar en el que la Duquesa de Alba de Sevilla disfrutó tantos años viendo pasar, delante de donde madura el limonero, una infinidad de acontecimientos que la mayoría de las veces los periodistas hemos cubierto desde esta maravillosa puerta de entrada.

 

El Rey de España; torero.

El Rey de España; torero.

Muchos de mi generación le tenemos un gran respeto al Rey de España, incluso, algunos que se consideran abiertamente republicanos. Ni entro ni salgo en ninguna discusión, mi opinión al respecto es personal e intransferible. Aunque como amante de la historia y profesional de la información siempre defenderé el gran papel que hizo para que la libertad y la democracia sea una realidad en nuestro país.

Don Juan Carlos de Borbón, ha tenido que lidiar muchas circunstancias adversas; si, ha sido un gran torero de época, por eso no me sorprende ver en una galería de Sevilla, este cuadro.