Mujer eterna

Ayer, distraído y extasiado con el panel de colores que la naturaleza estaba regalando a mis sentidos, me fijé en una mujer que desde el paseo marítimo estaba disfrutando como yo, de una espectacular puesta de sol.

Juro por lo más sagrado, que a lo lejos no vi a una mujer cuya belleza interior y exterior derrite a los últimos rayos de sol. Juro por lo más sagrado, que a lo lejos no vi a una mujer simpática e inteligente que demuestra continuamente con su espíritu luchador que la vida merece la pena vivirla. Juro por lo más sagrado, que a lo lejos no vi a una mujer a la que rinden pleitesía todos los que la conocen. Juro por lo más sagrado, que a lo lejos no vi a una mujer que es más fuerte que el viento y más apetecible que la suave brisa del atardecer. Juro por lo más sagrado, que a lo lejos no vi a una mujer que respira positivismo para exhalar optimismo. Juro por lo más sagrado, que a lo lejos no vi a una mujer cuya felicidad está en los pequeños detalles que hacen feliz a su inmenso corazón. Juro por lo más sagrado, que a los lejos no vi a la mujer a la que debo todo lo que soy y posiblemente lo que seré.

Ayer, antes de no ver a esa mujer, escuché una canción que entre otras cosas decía: «Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio/ no lo vayas a decir» Algunas veces nos empeñamos en hablar cuando el silencio nos regala la mejor conversación. Con la escritura y la fotografía pasa lo mismo. Ayer, cuando supe quien era la mujer que fotografié y pretendía escribirle algo por su cumpleaños, decidí no hacerlo y regalarle unas imágenes cuyo texto sea comprensible sólo para su imaginación.

La mujer que fotografié ayer, sin saber quien era, debería cumplir años eternamente.

Anuncios

Naranjos, lluvia y cumpleaño

naranjos y lluvia

Los que te quieren te lo hacen saber pronto.. o no? Cómo todo es relativo y nada es verdad ni mentira, esta mañana temprano me he encontrado con unos cuantos mensajes puestos por personas que no cabe duda que me quieren y cómo no, el mensaje de mi madre. Al leerlo, me ha hecho recordar lo que escribí el año pasado, por eso y por pereza, lo vuelvo a reproducir.

Un 18 de enero, fue la consecución de un regalo de Dios, o por lo menos así me lo hace saber mi madre cada mañana de un 18 de enero. Ella me llama y me dice entre otras cosas: “Yo le pedí un regalo a Dios, y llegaste tú”. Claro, mi hermana Mari Carmen, que también llegó ese día, mi hermana Mari Santos, que nació dos años y tres días antes y mi hermano Jesús que llegó al mundo dieciséis años más tarde, reciben el mismo mensaje de nuestra progenitora.
Cada uno de los que estén leyendo esto pueden sacar sus propias conclusiones. Pero tanto mis amigos como mis enemigos se reirán, aunque, está claro que los últimos, lo harán de una forma socarrona y aviesas.
¿Qué significa cumplir años?. Margaret Fuller, una periodista estadounidense que fue una gran defensora de los derechos de la mujer dijo lo siguiente: “Desde muy temprana edad, me di cuenta que el único objetivo en la vida era crecer”, porque según dijo Hector Álvarez: “Cuando por los años no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa bastón. ¡Pero no te detengas!”. Está claro que como dijo Robert Owen: “los mejores cumpleaños son los que todavía están por llegar” y eso es lo que pensamos aquellos que como dijo Queen Elizabeth, sabemos que: “todo lo que poseo por el momento es tiempo”.
Franz Kafka, hombre raro, pero raro, escribió: “La juventud es feliz porque tiene la habilidad de ver la belleza. Todo aquel que conserva la habilidad de ver la belleza nunca envejece” por eso estoy de acuerdo con Emily Dickinson cuando dijo. “No nos volvemos viejos con los años, sino nuevos con cada día que llega” porque hacemos lo que dijo Ethel Barrymore: “Maduras el día que por primera vez te ríes de ti mismo”.
Como tengo más de cincuenta años utilizaré una frase de Victor Hugo que dijo: “Los cuarenta son la edad madura de la juventud, los cincuenta la juventud madura”. Por eso y por mucho me uniré a las sabias palabras que el escritor irlandés George Bernard Shaw escribió con respecto a los cumpleaños: “Sólo un loco celebra que cumple años”.

P.D. Hoy 18 de enero, día de mi cumpleaños, está lloviendo y cómo soy un afortunado y me gusta reflejar las cosas bellas de la vida, he salido a la puerta de mi casa para encontrarme con esta fotografía. Muchas gracias a todos los que me habéis llamado y escrito y también a todos los que se han acordada de mi aunque no lo hayan expresado, ni pública ni privadamente.