El color del blanco y negro

El color del blanco y negro

No me gustan las fotos manipuladas pero me encanta jugar con la perspectiva y los contrastes. Visitando el zoco que organizan en el Parque de Maria Luisa, y aprovechando que unos amigos instalaban un tenderete de camisas cuya marca y diseño han sido confeccionadas con ilusión, ganas y sentido común, me he encontrado con esta fotografía.

El puesto donde estaba esta fotografía, pertenecía a dos chavales cuya finalidad principal era captar clientela de madres jóvenes a las que les interesara hacerle retratos originales a sus hijos. Los cuadros que exponían, a primera vista, parecían acuarelas, pero cuando te fijabas detenidamente, veías que eran fotografías retocadas. Al preguntarles cuanto costaba la fotografía que tenían apoyada en el suelo, pues me llamaba la atención, sin mucho interés, me contestaron que ellos lo que hacían eran retratos de niños. A base de insistir, me dijeron que por 170 euros me la llevaba. Ante el poco interés por vender y la poca intención de comprar, decidí jugar con la composición y realizar en color esta fotografía en blanco y negro.

Sevilla tiene un color especial.

Sevilla tiene un color especial.

Una canción popular dice: «Sevilla tiene un color especial». Posiblemente, estamos tan acostumbrados a disfrutar del color de nuestra ciudad que damos por sentada la obviedad. Tanto el azul del cielo, el verde de las hojas bañadas por la luz de la mañana y el negro desenfocado de El Giraldillo,  me han vuelto a recordar que ese color especial solo se puede ver y apreciar en Sevilla.