La estatua y la “caló”

Las estatuas están para estarse quietas, pero claro, con la “caló” que está haciendo y a pleno sol, no hay estatua humana que pueda soportar estar mucho tiempo inmóvil esperando a que achicharrados ciudadanos de a píe le recompensen con algunas monedas.

Al ver un vendedor de frutas que estaba como una estatua, situado a sólo unos metros de él con una sombrilla; raudo y veloz se colocó a su lado para refugiarse del calor, quedándose de piedra al ver pasar a esta turista oriental.

La “caló”

La “caló” ha llegado a Sevilla para quedarse. La avenida de la Constitución es el sitio menos recomendable para pasear cuando la temperatura sube considerablemente. La falta de árboles y el pavimento ayudan a que la temperatura y la mala leche aumenten progresivamente.

Este hombre estatua que muestro en la fotografía parece que no se había enterado que a partir de hoy el tiempo se aliaría con el calendario, pues a la una de la tarde estaba a pleno sol, disfrazado de tenista e inmóvil como la estatua que pretendía representar. La señora que pasa por su lado, que por cierto estaba bien preparada para atravesar la inhóspita avenida, lo mira con cara de asombro como diciendo: «Chiquillo, con la caló que hace… !no te pongas al sol!.

Me he quedado un rato observándolo para ver cuanto tiempo ha aguantado; ¿queréis saberlo?. Mañana lo cuento.