Agustin Arjona, Joaquín, Curro Romero, Paco Ojeda. /EduardoBriones

Los Arjona

Un proverbio dice: Más vale el buen nombre que las muchas riquezas. En el día de hoy un buen nombre o mejor dicho, un buen apellido, ha demostrado que vale más que las muchas riquezas. La sagas se forjan con trabajo, ilusión y talento y esto es lo que el apellido Arjona, ha hecho con su buen hacer en la difícil profesión que en la tauromaquia es ser fotógrafo taurino. Es un verdadero placer y gran privilegio estar al lado de Joaquín en el burladero 7 observando como dispara su cámara antes incluso de que el torero mueva la muñeca con su muleta, para dar un soberbio pase.

El duende no se aprende sino que se nace con el, la maestría de los Arjona nació con el maestro Pepe y se ha ido transmitiendo a Agustin; un fotógrafo de arte, a Joaquín un fotógrafo del detalle y Agu, un fotógrafo por descubrir.

Reunir a lo más granado, en cuanto a tauromaquia se refiere en Sevilla para la presentación de un libro, no se consigue con dinero sino con el buen nombre, o mejor dicho el buen apellido como es Arjona.

P.D. Hoy ha sido presentada en la fundación Cajasol el libro: “Arjona, un siglo de instantes taurino”, contando con la presencia de grandes toreros, ganaderos y amigos.

Quién no ha visto toros en el Puerto…

Alguacilillos

En agosto de 1916, en la ciudad de San Sebastián, durante una tertulia después de una corrida en la que se encontraban, entre otros aficionados, un torero y un político, comenzaron a hablar del lugar donde se disfrutaba más de los toros. Entonces cuando unos argumentaban que en Madrid, otros que en Bilbao y San Sebastián, tomó la palabra Joselito y pronunció la famosa frase que está recogida en un azulejo de la Plaza de Toros del Puerto de Santa María: “Quién no ha visto toros en el Puerto no sabe lo que es un día de toros”.

Ayer, 10 de agosto, todos los aficionados que llenaron el coso taurino del Puerto hicieron de esa frase mítica, un axioma. Los que fuimos a ver a Morante nos preguntamos qué donde está el gafe, pues tres toros; sí tres toros, se rompieron los cuernos, aunque como casi siempre nos regalo algunas verónicas. Los que no fuimos a ver a Finito, nos encontramos que como cuando un toro le enviste con el capote, le puede dibujar unos bonitos lances. Los que fuimos con la esperanza que Manzanares resurgiera de esa aparente depresión que parece que se ha instalado en él, salimos contentos al ver como a su último toro lo entendió y lo adaptó a las circunstancias.

Mágica fue la música; ¡que manera tan maravillosa de acoplarse a la faena del torero!. Ni el mejor de los fotógrafos del mundo puede reflejar lo que es vivir una tarde de toros en el Puerto, por eso con la humildad que a veces no me caracteriza, muestro una pincelada de lo que vi y sentí anoche en el Puerto de Santa María.

Maestranza 2014

Maestranza 2014

La temporada taurina en Sevilla, ha sido un rotundo fracaso pues se han dado todas las circunstancias posibles para que el gen de la fiesta no cuajara. Repasando las fotografías que he realizado este año en la Maestranza y queriendo hacer un resumen de lo ocurrido, se me ha ocurrido, valga la “reburrancia”, seleccionar 30 fotografías que por colorido, contraste o capricho me han llamado la atención. Si más que decir y como dicen los entendido: ¡Va por ustedes!

Toros en Sevilla

Toros en Sevilla

El año pasado me pidieron que hiciera un reportaje sobre lo que significaba ir a los toros en Sevilla, antes de que comenzara la temporada taurina. He recordado con nostalgia lo que escribí pues este año las sensaciones son diferentes. Esto fue lo que publiqué:

Ir a los toros en Sevilla es un ritual, que comienza por la mañana nada más abrir los ojos. Siempre la misma exclamación: ¡A ver que vamos a ver hoy! . Con las mejores galas, se sale casi siempre a la misma hora, para llegar a la misma hora al punto de encuentro no señalado, que puede ser un bar, una esquina o la puerta del Príncipe. Aquí se menciona uno de los lugares mágicos de Sevilla: La Puerta del Príncipe pues su trascendencia y envergadura va más allá de un lugar físico. Evocar dicha puerta conlleva nombrar; triunfos, decepciones, encuentros, turistas, ladrones, periodistas, famosos, paparazzi, gente que se quiere dejar ver y otras que no se puede ni ver, a pesar de los múltiples abrazos que se pueden dar en ese lugar.
El asiento de cada abonado es su trono, donde desde una posición única, observa orgulloso todo aquello que nada más ven sus ojos. Aunque incómodos, como todos los tronos, nadie quiere que se lo arrebaten ya sea en sol o en sombra.
El patio de cuadrillas es un lugar íntimo pero a la vez ajetreado . Dependiendo del torero que lo pise, así será el público. Los menos conocidos buscarán las fotos y los mediáticos huirán de ellas. Aunque todo es un ritual que está perfectamente desorganizado para que la seis y media, con una puntualidad exagerada, salgan los toreros por la puerta principal de la plaza.
El callejón es el lugar donde casi todos quieren estar, es el espacio más vistoso de la plaza, aunque no es el sitio donde mejor se ve una corrida, pues si fuera así, el presidente y los maestrantes lo ocuparían. Allí conviven, empresarios, políticos, periodistas, fotógrafos, (siempre en el burladero 7), médicos, enfermeros, policías, apoderados, banderilleros, mozos de espadas, barrenderos, carpinteros, ayudante de lo que sea, amigos de quién sabe quien, enchufados y por supuesto los toreros.
Explicar con palabras lo que significa ver una corrida de toros en Sevilla, es imposible, por eso os dejo con estas imágenes donde se resume, todo lo que he intentado contar. Solo una foto tiene un pie descriptivo, en la que se ve, como el toro es arrastrado y como unos niños con cara de asombro escuchan al padre. El titulo: ¿Cómo le puede explicar un padre a un niño por qué muere un toro?.

Desde el burladero del 7

Desde el burladero del 7

Lo más bonito de mi profesión es sentir que estás viviendo momentos históricos. Hoy , he ido a la Maestranza con esa sensación. Debutaba el sobrino nieto de Curro Romero.

Aunque se le ha visto buenos detalles al novillero, sobre todo al primer toro con el capote, no quedará en los anales de la historia la corrida del día de hoy. Eso sí , si el chaval triunfa , en la historia del toreo se mencionará que un día 27 de abril de 2014 debutó en la Maestranza de Sevilla el novillero José Ruiz, ante la atenta mirada de su tío abuelo Curro Romero.

Las fotos que he tirado desde el burladero del 7 podrán ser históricas o no, eso sólo el tiempo lo dirá.