MUCHO COLORIDO Y POCO FLAMENCO

Más colorido que flamenco pudimos ver ayer en el teatro de la Maestranza de Sevilla, con la representación de la obra “La guerra de la mujeres” , algo que agradecemos los fotógrafos que cubrimos la bienal de flamenco. ¿Y el aficionado?.

ENLACE PARA VER LA GALERÍA DE EUROPAPRESS:

http://fotos.europapress.es/andalucia/default.aspx?NumPag=1&FotoTemaId=131812&FotoId=1182783

Anuncios

MIEDOS Y SUPERSTICIONES

Más que realizar buenas fotografías, qué ya es difícil, lo más complicado es hacer una buena selección. Ayer, asistí a la rueda de prensa que dieron  Israel Galván e Isabel Bayón, para presentar la obra que estrenarán en la Bienal de Flamenco: “Dju,Dju”. Todos los allí presentes nos dimos cuenta que la obra no será nada convencional, sino todo lo contrario, pues tratará sobre los miedos y las supersticiones.

La fotografía que muestro, la descarté para ponerla en la galería gráfica de europa press andalucía, pues tendría que explicar detalladamente el desenfoque en primer plano de la cara de la bailaora y eso me da una pereza tremenda.

Esta fotografía, como muchas que hago y luego rechazo, me gusta, por eso no quiero que desaparezca y la comparto en mi blog. Lo que buscaba al hacerla era mostrar la intimidad y la concentración de dos profesiones distintas que unidas a sus miedos y supersticiones producen arte.

La guardia y el “mocito feliz”

En una ocasión cuando mi hijo mayor era muy pequeño, paseando por la zona donde Europa Press tiene la delegación yo le dije: “Allí trabaja papa” y entonces la respuesta del niño fue: “¿Este es el sito de hacer guardia?”, la pregunta primero me sorprendió y después me produjo una fuerte carcajada. Claro, los niños, aunque muchas veces parece que están en sus cosas y juegos (el mío siempre jugando con los playmobil), son conscientes muchas veces de las conversaciones de los adultos y en este caso, mi hijo, me escuchaba cuando cansado llegaba de trabajar y le decía a la madre: “vengo “jarto” de la guardia”.

¿Qué es una guardia? Es una palabra que coloquialmente se utiliza en el mundo del periodismo para referirnos a las horas que hay que pasar en un mismo lugar para cubrir una información. La prensa del corazón es la que más tiempo se dedica a esta tarea, con el inconveniente de que algunas veces la discreción es fundamental para realizar el trabajo.

De un tiempo a esta parte, todo ha ido cambiando y evolucionando, sobre todo a raíz de la aparición de personajes que ni desprenden glamour y ni siquiera educación, aunque es cierto y verdad que estos aspectos se están dando en ambas partes, o sea, delante y detrás de las cámaras. A todo esto hay que añadir los “acólitos” que se acomodan en torno a los personajes famosos. “El mocito feliz” es un ejemplo de ello; hombre extraño y mal aseado tanto física como mentalmente, cuya misión principal es salir al lado de los personajes. Cuando le preguntan a qué se dedica él contesta con una seriedad aplastante: “yo soy un chupa cámara profesional”. Lo curioso de todo esto es que la gente cuando lo ve se para para hacerse fotos y selfies, por lo que cuando veo fotos como la que muestro, me viene a la mente la imagen del paseo con mi hijo cuando era pequeño y me digo. “¡Menos mal qué mi hijo nunca me vio hacer guardia a los personajes y personajillos que hoy inundan el mundillo rosa y que gracias a Dios cada vez hago menos!

Unas flores unas velas y unas zapatillas

Flores, velas y zapatillas /Eduardo Briones

¿Qué se le puede pasar a un ser humano por la cabeza para decidir quitarse la vida? Es la pregunta que me hice este mediodía cuando vi en el suelo que da a la parte norte de la Giralda, o sea, «Fortissima», unas flores, unas velas y un par de zapatillas.

Me ha producido un tremendo escalofrío ver esta imagen, pues lo que representan las flores y las velas es obvio, pero las zapatillas, que conservan todavía resto de sangre en su tela, son un simbolismo que se me escapa.

Cuando estaba fotografiando la imagen que muestro, unos chavales han comentado: “¡Mira,las zapatillas de la bailarina que se suicidó!». Extrañado, he pensado; qué raro, no leí que la mujer que se suicidó era bailarina. Recuerdo leer la noticia que decía que la señora que perdió la vida a los pies de la Giralda había tenido últimamente una vida muy dura ; su marido había matado a su hija de un tiro y después se había suicidado. Lo que está claro es que con el paso del tiempo la realidad se agranda para convertirse en leyenda popular, por lo que el significado que nos expliquen en unos años sobre el porqué de las zapatillas, no tendrá nada que ver con la realidad.

No sé quien ha puesto las flores, las velas y las zapatillas en el lugar donde una señora perdió su vida después de subir las 35 rampas con sus últimos y únicos 17 escalones que dan a la terraza de las azucenas de la Giralda y dejando el bolso en el suelo, trepar la rejas «antisuicidios» y debajo de la campana de San Cristobal; precipitarse al vacío.

Lo único cierto de esta historia es que una persona desesperada de

la vida, la perdió sin darse cuenta que mientras subía las 35 rampas con sus últimos y únicos 17 escalones que dan a la terraza de las azucenas de la “Turis fortíssima» alguien le iba a echar mucho de menos y que públicamente se lo demostraría colocando en el lugar donde respiró por última vez; unas flores unas velas y unas zapatillas.