¿Qué hace que una imagen deje de tener movimiento y se quede parada para siempre en nuestras retinas? Pienso que la observación más que la visión.

La calle Amparo de Sevilla, no es una de las más transitadas de la ciudad, el principal aliciente es No-kitchen, restaurante peculiar y sorprendente donde el sabor asturiano de sus dueños casa a la perfección con su espíritu andaluz. Tengo que decir que antes de conocer a Ana Zapico y a su marido Blas Suero, mi paso por la calle Amparo era escaso. Desde que me regalaron su amistad y por supuesto su buen yantar, la calle es un lugar habitual para mi. El miércoles pasado cuando ya me iba después de haber tomado una carrillada divina, me encontré con la foto que muestro. Como si fuera un flash la imagen me atrapó, por eso congelé eternamente con mi iPhone el momento donde la luz y la sombra del atardecer embellecen lugares únicos. Lo que me sorprendió, y por eso la introducción de este texto, fue que los cuatros viandantes que pasaban por allí no se pararon ni un segundo a observar lo que yo estaba viendo.

Anuncios

Comidas de Navidad

Comida de Navida

Estos días Facebook esta repleto de fotografías de comidas de Navidad. A mi me han colocado en algunas y eso quiere decir que todos los alcahuetes que miran Facebook para entrometerse en mi vida se han podido sentir satisfechos por las múltiples especulaciones que de esas fotos se puedan sacar. Eso sí, de las mejores comidas que he tenido (una de ella en plena calle, comiendo una repugnante hamburguesa), como a nadie se le ocurrió la infeliz idea de hacer una fotografía, solo los allí presentes podemos especular con nuestra imaginación.

Toda esta introducción la he escrito para poner una fotografía de una comida de Navidad que ayer, un grupo de amigos que nos conocimos todos en Isla Mágica hicimos en No-Kitchen. En la fotografía no se ve a todos los que estuvimos y a algunos apenas se les ve. En esta fotografía no se ve a nadie bebiendo más de la cuenta, aunque eso no signifique que no tomáramos algunas copas. En esta fotografía no se ve el ambiente tan estupendo que respiramos todos los amigos que años tras años nos reunimos para hablar de lo divino y de lo humano. En esta fotografía no se ve nada que algunas mentes maléficas puedan interpretar como algún acto no correcto. En esta fotografía no se ve nada, pero servirá a todos los que estuvimos allí para recordar que un proyecto empresarial que surgió hace más de quince años en Sevilla, unió inexorablemente a un grupo dispar de personas que nos solo en Navidad, sino durante muchos meses al año, se reúnen para hablar de amistad.