Lecciones de la maratón de Sevilla

Ante una pregunta que le hicieron a Winston Churchill sobre su buen aspecto físico, contestó: «Se lo debo al deporte; nunca lo practiqué». Hoy en Sevilla, era día de maratón, las calles principales de la ciudad se han llenado de deportistas activos, eventuales, teórico y “Winstonsianos” y un sólo tonto con una pancarta tan absurda como él.

Por motivos que no vienen al caso, he visto pasar a los corredores desde el primero al último y es por ello que me ha llamado la atención la corredora que junto al coche escoba, no se rendía. Su motivación y ánimo ha hecho que la siga un buen rato, pues soy de la opinión que las metas hay que cumplirla aunque eso signifique que el último voluntario te esté acompañado todo el recorrido.

La gloria se la llevan los ganadores, pero la honra la obtienen todos los que luchan por conquistar un reto.

DSC01514-2

Encuentro casual

DSC01502

Deportistas

DSC01488

Calle San Fernando

DSC01486

Los primeros

DSC01539

La última

DSC01527

Madres

DSC01500

El tonto

DSC01535

Coche escoba

DSC01544

meta

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s