Sanlúcar de Barrameda

Un atardecer en la terraza del hotel Guadalquivir de Sanlúcar de Barrameda es gozar de la luz. Hacía tiempo que no subía al bar de esta terraza para tomar una copa, mi propósito era fotografiar la luna, pero como he llegado antes de que se pusiera el sol, el espectáculo visual que he contemplado ha sido mágico y por lo tanto, imposible de recoger con una cámara fotográfica en todo su esplendor.

Sanlúcar de Barrameda es pueblo que pertenece a la provincia de Cádiz y a la vez a un barrio de Sevilla. La singularidad de su enclave hace de este rincón del sur, un lugar único y especial.

El coto de Doñana, uno de los parques naturales más importantes de Europa, está separado del pueblo por el río Guadalquivir, que ya casi es mar, pues el río en si, desemboca unos kilómetros más arriba, concretamente en el barrio marinero de Bonanza. Esto hace que Sanlúcar tenga una playa que es mitad mar y mitad río, por lo que no es el lugar idóneo para los que buscan solamente sol y playa. Si Sanlúcar tuviera una buena playa no sería de Barrameda y por consiguiente la excelente gastronomía que se degusta en dos lugares emblemáticos como son Bajo Guía y la Plaza del Cabildo, no existiría. Si Sanlúcar no tuviera el Coto de Doñana enfrente su puesta de Sol no sería única y su Barrameda (el río desemboca en barra y de ahí su apellido) no reflejaría el esplendor de un cielo limpio.

El sábado pasado volví a la terraza del hotel Guadalquivir que no es ni el bar más bonito ni el más singular del pueblo pero sí el lugar idóneo para contemplar unas de las puestas de sol más impresionantes del mundo.

Anuncios