Reflexión

Por fin la campaña electoral acaba, ahora toca la espera, la misma espera que toca para que la Semana más hermosa de Sevilla comience. El farisaico día de reflexión será frenético para algunas hermandades, pues los tiempos se acortan, los preparativos se acentúan y las ilusiones se exageran. Un buen ejercicio ante la transcendental cita democrática sería visitar algunos templos de la capital.

En la iglesia del Gran Poder, todo es diferente. Los operarios (¿o son hermanos?) son pocos. El silencio es sepulcral pues la imagen más poderosa de la ciudad mira con una autoridad humilde los pasos de los que le contemplan. La jornada de reflexión la podríamos hacer, por ejemplo, en la mala copia del Panteón Romano, allí ante los gritos de silencio de los que suplican un milagro, la comprensión de la importancia de lo que representa un voto es más clara. Si miras a la derecha y después a la izquierda, podemos ver como los ciudadanos verán como la realidad queda difuminada ante los detalles menos importantes.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s