Lunes Santo

Lunes Santo

Desde que soy vecino del Tiro de Línea, no me he perdido nunca una salida de Santa Genoveva. La emoción de un barrio entregado con su hermandad se nota en la expresión de las caras de los vecinos; ¡hasta los músicos del Cautivo tenían los ojos vidriosos! De Santa Genoveva me iba a ir para la salida de San Gonzalo; mi otro barrio, pero hablando con un compañero me dijo que él cubriría la salida de Santa Marta, y entonces acordandándome de mi amigo Francisco, me fui allí, no sin antes pasarme por Campana para ver como despedían a la Virgen del Rosario Doloroso camino de la Catedral.

Nada que ver una cofradía de barrio con una del centro y eso que a las puertas de Santa Marta me he encontrado con personajes peculiares. Lo que más me llamó la atención fue ver como detrás de una reja, los costaleros parecía que habían salido de una película de romanos. Eran como gladiadores preparándose para salir a la lucha. En el frontal izquierdo de la puerta por donde salía la procesión, había colocada una valla y dentro de ella, varias señoras, una estaba haciendo punto de croché, para que la espera se le hiciera más llevadera. La salida procesional; maravillosa. El silencio casi sepulcral acompañado con los rayos de sol, las velas encendidas y la cantidad de incienso que los acólitos repartían, conjuntaban una estampa única.

En Campana, el recogimiento que se fue con Santa Marta y su rosa roja, contrastó con la alegría y el arte que lleva San Gonzalo. El murmullo que se produce cuando a lo lejos se escuchan sonidos de trompeta es de expectación ante la espera de un gran acontecimiento; como lo que verdaderamente es y será cuando comienza Triana la carrera oficial.

El Beso de Judas es otra de las cofradías donde no suelo fallar, siempre en la recogida, pues como escribí el sábado ,mi amigo Manel, que vive en la calle Santiago, tiene el gusto de invitarme a ver pasar la procesión desde su casa. No se si por la costumbre o por cualquier otra cosa, cada vez me gusta más el paso de la Redención y la Virgen del Rocío. Este año he “cangregeado” con mi amiga Blanca, para ver entrar a la Virgen en su templo. Fue impresionante la petalada que le han tirado a la Virgen y a todos los que allí, delante del paso, estábamos.

La última cofradía que vi fue la del Museo. Con la luna casi llena que había esa noche, pensé; tengo que fotografiar al Cristo del Museo con la luna. Hasta que no llegué a la calle Tetuán no lo conseguí, la mala suerte fue que la batería de la cámara de fotos dijo; hasta aquí hemos llegado, por lo que me fui resignado, cansado y contento a mi casa, no sin antes fotografiar con el móvil la escena más tierna de este bonito lunes santo; un nazareno muy cansando de cuclillas dando descanso a otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s