Bebiendo y escribiendo

Bebiendo y escribiendo

La feria de Sevilla es una evolución continua. Nada tiene que ver un año con otro. Recuerdo cuando era joven, las largas colas en las cabinas de teléfono. Recuerdo cuando ya era menos joven la gente hablando continuamente con los teléfonos móviles. Dentro de unos años recordaré a los feriantes mirando y mandando mensajes continuamente. De todos mis recuerdos que tuve y tendré nunca faltará la copa de manzanilla, ya sea en catavinos de cristal o en vaso de plástico.

Morante y Sevilla.

Morante y Sevilla.

Un empresa sevillana dedicada sector del turístico a nivel mundial, ha insertado en dos de sus autobuses, una imagen de Morante de la Puebla con un slogan: « Si no has visto a Morante, no has visto Sevilla».
En la Real Maestranza de Caballería ha pisado tres tardes su albero el «Grande de Morante». En las tres vimos Sevilla.
El Domingo de Resurrección, Morante, no hizo nada con los dos astados que le tocaron en suerte. El público le silbó, ovacionó, recriminó, lo entendió, se enfadó y se rió, o sea, la dualidad sevillana de Bifronte, el Dios Griego con dos caras que tan bien está representado en una de las fuentes que se encuentra en Casa Pilatos.
El lunes de Feria, Morante hace el paseíllo, serio y concentrado, sabiendo que esa tarde lo daría todo; como así fue. Para los anales de la historia, esa media verónica que le dio a su segundo toro en la puerta de chiqueros. ¡No se puede torear más despacio, ni más intenso, ni más… habría que inventarse un adjetivo calificativo para describirlo. https://eduardobrionesgomez.wordpress.com/2013/04/16/media-veronica-de-ensueno-2/.
Ayer, miércoles de Feria, el público llenó la plaza esperando ver al «Rey de la Verónica». No decepcionó, gustó, pero; «el pellizco jondo», no se produjo. Algunos le decían a los que no habían estado el lunes: «Cómo toreó el otro día… ¡qué lástima que te lo perdiste!. Si, frase típica sevillana que está compuesta con una mezcla de un poquito de guasa, mala leche e ironía.

Rebuscando en los contenedores de basura.

Rebuscando en los contenedores de basura.

He leído un twitter que ponía: « “El Ayuntamiento de Madrid multará con 750 euros a los que rebusquen comida en la basura». Si tuviesen 750 euros no lo harían, pedazos de gilipollas».

Aparte de la gracia que me ha hecho leerlo, me ha recordado a la foto que le hice hace una semana a un individuo rebuscando basuras en los contenedores de la calle Republica Argentina de Sevilla. No me llamó la atención ver esta práctica tan habitual últimamente, lo que me sorprendió fue que parecía que hacía su «trabajo» con su hijo pequeño.
La fotografía la guardé en una carpeta que pone, «fotos para posibles blog», la he rescatado para escribir sobre las distintas formas de mendigar. ¡Sorpresa!, al editar la fotos y ampliarla he comprobado que en el carrito de niño, no había ningún ser humano; estaba lleno de chatarra. ¡Toda mi reflexión en un pozo!.

Ventas de objetos taurinos en la Maestranza.

Ventas de objetos taurinos en la Maestranza.

En los alrededores de la Plaza de Toros, puedes comprar una multitud de artilugios prácticos que sólo duran una corrida. Este puesto es diferente, aquí ofertan recuerdos taurinos de andar por casa, desde fotografías donde el derecho de autor se lo pasan por la punta de la… nariz, hasta tablillas supuestamente antiguas. Como de remate también ofertan dos carteles de toros recientes de Jerez y el Puerto de Santa María. Al ver estos objetos me preguntó: ¿Alguien comprará esto?. Sin duda lo que yo compraría sería la luz y el color del espacio, pero claro; eso no se vende.

Reflejos de la Plaza de España.

Reflejos de la Plaza de España.

Estoy seguro que si la Plaza de España de Sevilla, estuviera en otra ciudad que supiera vender apropiadamente sus monumentos, sería nombrada como una de las maravillas del mundo. Nadie pudo conjugar mejor la luz, el agua, los azulejos y el ladrillo como su autor; Aníbal González. Dar un paseo por la tarde es enriquecedor, pues los colores cambian continuamente y los reflejos de los edificios en la ría nos llenan de sensaciones refrescantes.

Escudo del Betis en la Plaza Nueva de Sevilla

Escudo del Betis en la Plaza Nueva de Sevilla

Cada vez que paso por la Plaza Nueva, es raro el día que no me paro a contemplar el suelo donde está dibujado con pequeñas piedras el escudo del Real Betis Balompié. No soy consciente de la primera vez que me lo enseñaron, pero si recuerdo a todas las personas que se los he enseñado por primera vez. Hoy, día de un partido de rivalidad ciudadana, (no me gusta la palabra Derbi), he pasado por la Plaza Nueva y por primera vez en mi vida he fotografiado el escudo que con piedras pequeñas, un obrero verdiblanco plasmó a las vista de todos, ante la presencia del primer bético, El Rey San Fernando.

Todos los que me conocen, saben de mi anti-sevillismo de lo cual se sienten orgullosos todos mis amigos sevillistas. Hoy espero que no gane el Sevilla, aunque pierda el Betis, pero si esta improbable posibilidad ocurriera, espero seguir disfrutando de este escudo que tan grabado llevo en mi corazón.

Payaso

Payaso

Me ha llamado la atención este payaso que estaba situado en la esquina de la calle Asunción con Virgen de Luján. Cada vez que me iba acercando a este individuo se desmoronaba el mito de mi infancia, que fue el payaso Miliki, pues el rostro de este imitador no invitaba a la ternura ni a la risa, más bien todo lo contrario. Su instrumento musical no emitía ningún sonido, y su mirada era vacía.
No me gustan la gente que utilizan la tristeza para recibir compasión. Me gusta la risa para sentirme vivo. Admiro lo auténtico y desprecio lo vulgar.