Después de una boda

Después de una boda

Este medio día, paseando por la Avenida de la Constitución me he parado ha mirar a los invitados de una boda que se iba a celebrar en la Iglesia del Sagrario. Ver, observar, reírme y maravillarme de los personajes que acuden a una boda ha sido y será uno de mis mayores pasatiempos. Curiosamente, no he fotografiado ni a nada ni a nadie que estaba esperado a las puertas de la Iglesia y eso que había mucho que fotografiar y escribir. A las cuatro de la tarde, ya de vuelta, me ha llamado la atención como en la puerta de la iglesia estaba la típica mendigo pidiendo para comer y un poco más adelantadas, las palomas comiéndose el arroz esparcido por el suelo entre pétalos de flores.

Está claro que después de un enlace, todos quieren comer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s